34 semanas: síntomas de embarazo y desarrollo del bebé

Treinta y cuatro semanas de embarazo

calendar icon circle

Mes 8 (Trimestre 3)

Estructura ósea

Cuando tienes 34 semanas de embarazo, tu bebé aumenta de peso en forma de grasa para ayudarlo a regular su temperatura corporal y mantenerlo caliente después del nacimiento. Sus huesos también continúan endureciéndose en esta etapa. Debes continuar comiendo una amplia variedad de alimentos saludables para apoyarlos a ambos. Adquirir buenos hábitos ahora hará que sea más fácil seguir comiendo los nutrientes que necesita tu bebé una vez que comiences a amamantar.

feto semana 34

El desarrollo de tu bebé a las 34 semanas

Los huesos continúan endureciéndose en la semana 34

En la semana 34 de tu embarazo, tu bebé pesa aproximadamente 2.26 kg y mide 31 cm de largo1. Parte de este peso adicional proviene de sus huesos, que continúan endureciéndose y fortaleciéndose. La excepción a esto son los huesos de la cabeza de tu bebé: estos permanecerán blandos y separados durante el embarazo para que puedan moverse y adaptarse con seguridad a la presión que experimentarán durante el parto2.

Al sistema inmunológico de tu bebé todavía le falta mucho por desarrollarse: seguirá madurando durante el embarazo y la infancia.

Muchos de los sistemas corporales de tu bebé ya están funcionando en la semana 34 de embarazo, pero su sistema inmunológico aún se está desarrollando2. Éste continuará desarrollándose incluso después del nacimiento, cuando su cuerpo apoyará este desarrollo, proporcionando factores protectores, como anticuerpos, en tu leche materna2.

Si pudieras ver dentro de tu útero, podrías ver que las uñas de tu bebé ahora han crecido hasta la punta de los dedos. Si estás esperando un niño, sus testículos también pueden ser visibles en esta etapa, aunque una pequeña cantidad de niños nacen con testículos no descendidos. Esto generalmente se corrige solo durante el primer año3.

Con tu fecha de parto acercándose, ahora es el momento de hacer la maleta del hospital. Piensa con anticipación qué tipo de bocadillos te gustaría durante el trabajo de parto para que estés bien preparada cuando llegue el momento. Vale la pena recordar que solo el 5% de los bebés llegan en su fecha prevista de parto, por lo que, aunque es una buena guía para saber cuándo llegará tu bebé, es solo eso: una guía1.

personal pregnancy journey icon circle

Tu bebé, esta semana

Descubre la ciencia detrás del desarrollo de tu bebé, semana a semana

Estableciendo hábitos saludables para la lactancia

Una vez que nace tu bebé, tu cuerpo continúa proporcionándole toda la nutrición que necesita a través de la leche materna. Al igual que en el embarazo, tu cuerpo priorizará las necesidades de tu bebé, por lo que es importante que tu dieta incluya el equilibrio adecuado de nutrientes y energía para apoyarlos a ambos.

“Los hábitos alimenticios saludables que, con suerte, has seguido durante el embarazo, serán igualmente importantes una vez que comiences a amamantar”.

Ciertos nutrientes que se consideran importantes durante el embarazo también son vitales para el desarrollo de tu bebé en sus primeros meses de vida, en particular:

  • Vitamina D: apoya el desarrollo óseo saludable en el cuerpo de tu bebé4. Continuar tomando un suplemento de vitamina D después del embarazo asegurará que obtengas los 10 mcg recomendados por día.
  • Los LCP, en particular el DHA, contribuyen al desarrollo del cerebro y los ojos de tu bebé5. Puedes obtener DHA adicional al incluir hasta dos porciones de pescado azul en tu dieta cada semana.
  • Hierro: apoya el desarrollo cognitivo de tu bebé6, tanto ahora como después del nacimiento, y como componente clave de los glóbulos rojos, es vital para transportar oxígeno por todo el cuerpo. Los alimentos ricos en hierro incluyen la carne; pescado aceitoso; verduras de hoja verde; y frijoles.

Otra área a la que debes prestar mucha atención durante la lactancia es la ingesta de líquidos. El cuerpo requiere un suministro importante de agua para producir leche materna y se recomienda que las mujeres que amamantan tengan un extra de 700 ml de agua al día por encima de la recomendación diaria de 2 litros. Eso es de 10 a 11 vasos por día. Sin embargo, no olvides que el té, el café, la leche, los jugos de frutas, las sopas y los licuados cuentan para esta cantidad diaria.

También necesitas muchos líquidos durante estas últimas semanas de embarazo, por lo que si sospechas que no estás bebiendo suficiente agua, ahora es un buen momento para aumentar tu ingesta y establecer un hábito de bebida saludable.

SIGUIENTES PASOS

El pescado azul es una fuente inagotable de nutrientes beneficiosos, que incluyen vitamina D, hierro y LCP omega 3. Prueba estas ideas para bocadillos saludables y comidas ligeras que son ideales para tu tercer trimestre y durante la lactancia. Solo recuerda limitar tu consumo a dos porciones por semana, debido a su potencial contenido de contaminantes9:

  • Sardinas sobre pan tostado con tomate fresco
  • Pescado (caballa) sobre galletas integrales con palitos de pepino
  • Filete de atún fresco con papas y ejotes verdes
  • Salmón a la parrilla, desmenuzado en una ensalada verde y un pan integral
  • Pescado (arenque) escalfado con ensalada de papas y ensalada de hojas verdes

Revisado por última vez: 8 de agosto del 2016

Aptaclub careteam members

La futura salud de tu bebé comienza aquí

Artículos relacionados:

¿Cómo la lactancia materna se adapta a ti y a tu bebé?

Desafíos comunes de la lactancia materna y cómo resolverlos

Nutrirecetas – Apoya su sistema inmune en cada etapa a través de la nutrición

Prebióticos y vitaminas, tus grandes aliados para su dieta

Los Prebióticos scGOS/lcFOS (9:1) apoyan el sistema inmune de tu pequeño

¿Cómo los HMO ayudan a que la leche materna sea la mejor opción?

Desarrollo del sistema digestivo e inmunológico de tu bebé

La importancia de los prebióticos en el sistema inmunológico de los bebés

Lactancia materna durante el Coronavirus (COVID-19)