32 semanas: síntomas de embarazo y desarrollo del bebé

Treinta y dos semanas de embarazo

calendar icon circle

Mes 8 (Trimestre 3)

D de desarrollo

Para cuando tienes 32 semanas de embarazo, la mayoría de los sistemas corporales de tu bebé están formados, funcionando y listos para la vida fuera del útero. Gran parte de su desarrollo a partir de ahora se centrará en el crecimiento, por lo que la vitamina D es esencial. Aprende cómo este nutriente apoya los huesos de tu bebé a medida que crece y cómo asegurarte de que estás obteniendo lo suficiente.

feto semana 32

El desarrollo de tu bebé a las 32 semanas

Sus pulmones aún tienen que desarrollarse un poco, pero respirar líquido amniótico3 ayuda a fortalecerlos en preparación para su primera inhalación de aire1.

En la semana 32 de embarazo, tu bebé puede girar la cabeza de un lado a otro.

Aunque tu bebé duerme gran parte del día, cuando está despierto, puede estar experimentando con su nueva capacidad para girar la cabeza de un lado a otro1. Ahora se está volviendo más consciente de su propio cuerpo y puede chuparse el pulgar y patear los pies cuando el estado de ánimo lo requiera4.

Algunos bebés estarán en posición cabeza hacia abajo en la semana 32, conocida como presentación cefálica, listos para nacer. Si tu bebé todavía disfruta de una posición con la cabeza erguida o transversal (horizontal), no te preocupes; aún hay mucho tiempo para que se volteé2.

personal pregnancy journey icon circle

Tu bebé, esta semana

Descubre la ciencia detrás del desarrollo de tu bebé, semana a semana

Vitamina D: un ingrediente clave para la salud ósea futura

La vitamina D es un nutriente importante para incluir en tu dieta del tercer trimestre. Regula los niveles de calcio y fósforo en el cuerpo, ambos esenciales para el desarrollo de los huesos de tu bebé5,6. En casos extremos, la falta de vitamina D en la madre puede hacer que los huesos del bebé se ablanden, lo que puede provocar la rara condición de raquitismo7.

Además de proteger y ayudar a fortalecer sus huesos, la vitamina D que consumas ahora ayudará a fortalecer la reserva personal de este nutriente de tu bebé, del que dependerá durante los primeros meses después del nacimiento.

Se recomienda que obtengas 10 microgramos de vitamina D cada día durante el embarazo.

El cuerpo produce vitamina D cuando la piel se expone a los rayos UVB de la luz solar. Sin embargo, la vitamina D que obtienes a través de la exposición de la piel puede no ser suficiente para mantenerte a ti y a tu bebé durante todo el embarazo.

Puedes aumentar tu ingesta de vitamina D desde la semana 32 en adelante asegurándote de comer buenas fuentes de alimentos. Sin embargo, es poco probable que proporcionen lo suficiente. Se recomienda que tomes un suplemento de 10 microgramos de vitamina D todos los días durante el embarazo para garantizar que obtengas los niveles que tú y tu bebé necesitan8. También se recomienda que continúes tomando un suplemento de vitamina D después de que nazca tu bebé si planeas amamantar a tu bebé8.

SIGUIENTES PASOS

Verifica que tu multivitamínico prenatal incluya 10 microgramos de vitamina D y si no, compra uno por separado.

Comer los siguientes alimentos ricos en vitamina D con regularidad también aumentará tu ingesta9:

  • Pescado azul, incluidos arenque, caballa, sardinas, salmón o trucha (pero esto debe limitarse a dos porciones por semana, ya que el pescado azul puede contener toxinas que pueden ser perjudiciales para el bebé en desarrollo).
  • Huevos: la yema contiene vitamina D.
  • Alimentos enriquecidos: algunas marcas de leche y cereales, margarinas y productos para untar bajos en grasa tienen vitamina D añadida.

Revisado por última vez: 8 de agosto del 2016

Aptaclub careteam members

La futura salud de tu bebé comienza aquí

Artículos relacionados:

¿Cómo la lactancia materna se adapta a ti y a tu bebé?

Desafíos comunes de la lactancia materna y cómo resolverlos

Nutrirecetas – Apoya su sistema inmune en cada etapa a través de la nutrición

Prebióticos y vitaminas, tus grandes aliados para su dieta

Los Prebióticos scGOS/lcFOS (9:1) apoyan el sistema inmune de tu pequeño

¿Cómo los HMO ayudan a que la leche materna sea la mejor opción?

Desarrollo del sistema digestivo e inmunológico de tu bebé

La importancia de los prebióticos en el sistema inmunológico de los bebés

Lactancia materna durante el Coronavirus (COVID-19)