Vitaminas y minerales en la dieta infantil

De la A al Zinc

Qué necesitan y por qué lo necesitan

Las vitaminas y los minerales juegan un papel nutricional importante, apoyando todo, desde el desarrollo saludable de los huesos, los dientes y los ojos de tu pequeño, hasta la creación de nuevas células. Obtén más información sobre algunos de los nutrientes clave que apoyan el desarrollo de tu hijo a medida que crece, aprende y explora.

Vitaminas y minerales para infantes

Si bien es posible que sepas que la vitamina C ayuda con la absorción del hierro, ¿conocías su función en la cicatrización de heridas? Debido a que es un factor importante en la producción de colágeno, la vitamina C en realidad ayuda a que los golpes y raspaduras se curen más rápidamente.

Pero no es la única vitamina que es vital para las crecientes necesidades nutricionales y de desarrollo de tu hijo. El rápido desarrollo de los niños pequeños significa que tienen una mayor demanda de ciertos nutrientes, como se explora a continuación. Sin embargo, es importante tener en cuenta que todos los nutrientes juegan un papel de una forma u otra. Ofrecer una dieta sana y equilibrada es la mejor forma de ayudarles a obtener la nutrición que necesitan para esta etapa.

Es poco probable que tu pequeño obtenga la cantidad recomendada cada día solo del sol.

En esta etapa de rápido desarrollo y aumento de energía, es importante asegurarte de que tu pequeño obtenga los nutrientes adecuados.

Vitamina D para los huesos y dientes de tu niño

Esta vitamina difícil de obtener es esencial para el desarrollo normal de los huesos en bebés, niños y adultos. Conocida como la vitamina del sol, la mayor parte de nuestro suministro proviene de la exposición de la piel a la luz solar del verano. Sin embargo, en algunas latitudes, esto solo es posible entre abril y octubre, cuando los rayos UVB del sol pueden llegar a nuestra piel.

Los niños necesitan un suplemento de vitamina D de 7 a 8 microgramos al día (0.007–0.0085mg).

Y debido a que nuestro clima no es confiable, es poco probable que tu niño obtenga la cantidad recomendada todos los días solo del sol. Por esta razón, se recomienda un suplemento diario de vitamina D de 7 a 8,5 microgramos (0,007 a 0,0085 mg) para niños de seis meses a cinco años. Además, fomenta el consumo regular de alimentos ricos en vitamina D.

Comidas que contienen vitamina D

Solo algunos alimentos contienen vitamina D, entre ellos4:

  • Pescado azul, como arenque, salmón, sardinas y caballa
  • Huevos
  • Margarina fortificada: la mayoría de los tipos están fortificados
  • Cereal fortificado: consulta las etiquetas para encontrar aquellos con vitamina D

Intenta incluirlos en la dieta de tu niño todos los días para mejorar sus niveles de vitamina D.

Zinc para el crecimiento

El zinc ayuda a la curación y juega un papel en la creación de nuevas células. Es un nutriente importante para el desarrollo de tu niño, tanto ahora como a medida que continúa creciendo. Disponible en muchos alimentos, tu hijo probablemente esté obteniendo todo el zinc que necesita de su dieta normal. Buenas fuentes incluyen4:

  • Carne
  • Leche
  • Queso
  • Pan
  • Cereales

Vitamina C para curar

Las propiedades curativas de la piel de la vitamina C son vitales en este momento para ayudar a los golpes y raspaduras que tenga que reparar tu niño. También ayuda a su cuerpo a absorber hierro y estimula el desarrollo de glóbulos blancos, que ayudan a combatir las infecciones. Una gran variedad de alimentos contienen vitamina C, por lo que no es difícil incluir algunos en su dieta. Podrías probar lo siguiente4:

  • Pimientos
  • Brócoli
  • Coles de Bruselas
  • Camote
  • Naranjas, fresas y kiwi
  • Tomates

Vitamina A para la visión de tu hijo

La vitamina A es importante para el desarrollo visual de tu niño y le ayuda a ver con poca luz. También apoya su sistema inmunológico y ayuda a mantener una piel sana. Algunas buenas fuentes de vitamina A incluyen4:

  • Queso
  • Huevos
  • Cremas para untar bajas en grasa fortificadas
  • Yogurt

Las frutas y verduras de color verde oscuro y naranja contienen betacaroteno, una sustancia que el cuerpo puede convertir en vitamina A, así que incluye muchos de estos en la dieta de tu niño pequeño. Buenas fuentes de betacaroteno incluyen zanahorias, camote, nabo, mango, espinacas, repollo verde oscuro y col rizada.

Siguientes pasos

Para ayudar a asegurar que tu niño pequeño reciba su dosis diaria de vitaminas, considera:

  • Comprar gotas de suplementos de vitamina D
  • Salir al sol con tu pequeño (evita quemaduras)

Agrega estos alimentos ricos en vitaminas a su lista de compras:

  • Pescado azul: salmón, sardinas o caballa
  • Brócoli
  • Camote o zanahoria
  • Fresas o kiwis
  • Leche fortificada, margarina o cereal para el desayuno

Revisado por última vez: 4 de agosto del 2014

Aptaclub careteam members

La futura salud de tu bebé comienza aquí

Artículos relacionados:

Prebióticos y vitaminas, tus grandes aliados para su dieta

Los Prebióticos scGOS/lcFOS (9:1) apoyan el sistema inmune de tu pequeño

Apoyando el desarrollo de su sistema inmunológico